Seguidores

miércoles, 15 de septiembre de 2010

NO ERA UN SUEÑO...

Y de pronto empecé a preguntarme que pasaba, iba caminando de la mano con una silueta que me miraba y me hablaba, me miraba y me hablaba… ¡un momento! Yo sonreía, recuerdo que me abrumaba la dicha, creo que hasta lo amaba.


Sentía algo cuando me tocaba, había una obra de arte en cada huella y mirando a mis costados estaba rodeada por su abrazo, íbamos hacia algún lado. ¿A donde? No tenía la menor idea, yo le preguntaba y me mostraba que no tenía fin aquel camino que cogimos, yo creo que era el destino. Bueno en realidad no importaba mucho, mientras nos tomábamos el café mirábamos como llegaba la noche, como se iba la tarde, como el tiempo no importaba podría decir que no existía porque ni nos acordábamos que era. ¡Un momento! Yo sonreía y te miraba y te hablaba, te miraba y te hablaba.

La noche era un espectáculo y un pretexto para amar, debajo del firmamento, en medio de dos arboles y encima del prado dormía y yo solo lo observaba preguntándome ¿Qué pasaba? Y ¿Quién eras? Pero me quede dormida y cuando el beso de buenos días me despertó pude darme cuenta que no fue un sueño, que a tu lado me encuentro y de pronto te abrace y me abrumaba la dicha y no creo estoy segura que lo amo.

En el momento que te di la espalda no me di cuenta como los muros que puse en frente de ti se derrumbaron sin ni siquiera poner resistencia.

1 comentario:

Eurice dijo...

Disfruta el amor antes de que se acabe.
Saludos!