Seguidores

lunes, 17 de agosto de 2009

Y te perdí…

Recuerdo que te perdí varias veces…muchas diría yo, casi todos los días; pero todo era igual de pasajero como una pesadilla, la luna me traía tu reflejo y las tertulias en la butaca del universo hacían que hasta las noches se divirtieran… solo hablábamos?
- Si porque no…o hay algo mas
Acrobacias del placer que le huían al sueño después de sujetar las palabras…y era extraño siempre me helaba las pestañas porque te perdía tan demente, tan ciega, te me parecías lijero y hostil cuando decías adiós; pero sabia que en tu sillón estudiabas tu lección del otro día, tomabas razón para no hundirte en mi ilusión y entonces tranquila me encontraba aun sabiendo que te había perdido…
Dentro de mi irrazonable prudencia sabia que volverías y te esperaba…no puede ser ¡!! Te esperaba y tu ¿?… creo que esperabas que te esperara, esperabas que mi aroma te abriera la puerta.
Recuerdo cada palabra ubicada de la forma mas suave para que la noche no me lastimara; sabias que era, soy y seré una mala persona; que las únicas trampas en las que caía era en las tuyas. Lo sabias por que aposte todo por ti, jugué mis vicios, tragedias y dudas.
- Y porque lo haces??? – decías cuando me Salía de las manos.
Recuerdo que tuve miedo los instantes en que te tenía, te despreciaba cuando venias y te extrañaba cuando te ibas; sin embargo sabias que nunca te habían querido tanto, que hice un agujero en la mitad de mi camino para refugiarnos de afuera que mucho nos molestaba y…te perdí… hace algunas semanas que no me hablas, hace miles de años luz que no veo tu mueca singular. No tengo aspirinas, remedios o calmantes que me hagan hablar, que me hagan llorar, que me hagan amarte; pero lo hago, no los tengo y que si me quede sin nada…esta vez es para siempre; mientras yo te espero preguntándome porque te busque, me encuentro intranquila se que estas en tu sillón amándola, tomándola por la cintura, besando sus piernas, esperando que llegue el otro día para tomar pasión y sobrevivir al no haber estudiado con cuidado.
Y te perdí… con ganas de arrepentirme, de haber sido yo la que me hubiera despedido primero, te perdí con inesperada tristeza, ya no hablamos y aun te adoro ya no hablamos y la butaca es el teléfono, ya no hablamos y aun tengo las tertulias pero con mis lagrimas, mi esperanza es que llames y mi resignación es que te perdí…
Y te perdí… con ganas de amarte, de conocerte, demente y delirante; pero te perdí cuando a penas te encontré… aun es mucha la distancia verdad ¿? Estas palabras no la acortan.

4 comentarios:

Susurrando Secretos* dijo...

Mi favorito hasta el momento :O me ha encantado de principio a fin. es que me quedee pegada al monitor leyendo!

Que manera de sentir nena, que manera de querer.

K a p p i e dijo...

:O
Genial. Muy bien relatado, hasta me identifiqué.
Incluso me dieron ganas de decirle todo lo que no le he dicho. Aunque nos perdimos en la irrazonable espera de un amor que, peor tantito, era correspondido.


Saludos !

DIAVOLO dijo...

"Esperabas que mi aroma te abriera la puerta"... guau, qué bellísima imagen...!!!

Un beso.

LJ-90 dijo...

Gran texto, el mejor hasta ahora :)

Nos vemos, y continua así, me ha gustado bastante.